Por: Marco García. Asesor Ergónomo Sindicato Unificado Metro

La salud de los trabajadores debe entenderse en un sentido amplio, que va más allá del necesario cumplimiento de la normativa legal sobre prevención de riesgos laborales, procurando la promoción y el mantenimiento del mayor nivel posible de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todos los puestos de trabajo, en todas las edades, a través de la prevención, el control de los riesgos y la promoción de la salud y el bienestar”. (Javier Maestro Acosta; 2017)

 

Históricamente y a nivel mundial, las temáticas de Seguridad, Salud y Bienestar en el ámbito laboral han sido fuentes de constantes pugnas ideológicas, tanto políticas como económicas; en la cuales se han visto envueltos organismos internacionales de referencia en la materia (Organización Mundial de la Salud, Organización Internacional del Trabajo, etc.), gobiernos locales, empleadores y trabajadores; respecto de materias normativas, bajo un contexto cultural y tecnológico que se encuentra constantemente en evolución.

 

La salud y el trabajo presentan una relación paradójica, por una parte, el trabajo puede incrementar los niveles de salud del trabajador; como contraparte, el trabajo también puede causar daño a la salud, mediante la posibilidad de generar accidentes laborales, enfermedades profesionales, enfermedades relacionadas con el trabajo y enfermedades agravadas por el trabajo, en donde su identificación y reconocimiento se encuentra ligado en parte con el marco normativo propio de cada país.

 

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “De las 6.300 muertes a causa del trabajo que ocurren todos los días, 5.500 son causadas por varios tipos de enfermedades profesionales”. La OIT además estima que al año se producen 160 millones de enfermedades profesionales. Los tipos y tendencias de las enfermedades reportadas varían de acuerdo a cada país y sector productivo; por ejemplo, en 2010, China reportó un total de 27.240 casos de enfermedades profesionales, incluyendo 23.812 casos relaciones con la exposición al polvo en el lugar de trabajo. En el mismo año, Argentina reportó 22.013 casos de enfermedades profesionales, en donde las patologías musculoesqueléticas y las enfermedades respiratorias estaban dentro de las más frecuentes. En el 2011, Japón reportó un total de 7.779 casos de enfermedades profesionales principalmente relacionadas con trastornos lumbares y neumoconiosis, y unos 325 casos de trastornos mentales. En el Reino Unido, se reportaron 5.920 casos de enfermedades profesionales, con la neumoconiosis, el mesotelioma difuso y la osteoartritis como las más comunes. La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos reportó que 207.500 trabajadores experimentaron enfermedades profesionales no fatales en 2011; las enfermedades de la piel, pérdida de la audición y problemas en la respiración fueron las tres más prevalentes afectaciones a la salud”. En lo que respecta a las cifras en Chile, existe consenso que la mayor cantidad de patologías del trabajo, son dermatosis ocupacional, Asma ocupacional y las enfermedades osteomusculares de origen ocupacional.

 

En los últimos años, la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Internacional del Trabajo y el Foro Económico Mundial, han generado un conjunto de actividades de divulgación y material técnico, para avanzar en la concientización de un conjunto de factores de riesgo que clásicamente han sido considerados factores de riesgo de salud común, como lo son la Actividad física, Nutrición, Tabaco, Estrés, consumo de Drogas, Sueño saludable, alcohol y drogas, estrés económico, Violencia y VIH/SIDA; pero que a la luz de las investigaciones más actualizadas, han revelado poseer relaciones con la generación de accidentes y/o enfermedades agravadas por el trabajo.

 

Un estudio realizado en nuestro país por un organismo Administrador de la ley junto a una prestigiosa Universidad, denominado: Factores asociados a accidentes, enfermedades y ausentismo laboral: Análisis de una cohorte de trabajadores formales en Chile, reveló que el ser sedentario se asocia a un aumento del 23% a la generación de un accidente de trabajo, que la falta de actividad física regular (al menos de 3 veces por semana) se asocia al aumento en un 75% riesgo de enfermedad profesional, y que tener una circunferencia de cintura mayor a lo recomendado poseen una probabilidad de un 31% más de tener un accidente del trabajo que los trabajadores que tienen una circunferencia normal (Hoffmeister L & cols; 2014).

 

Los argumentos y datos analizados anteriormente nos invitan a reflexionar como sindicatos y trabajadores de una manera amplia las condiciones y características que afectan las interrelaciones entre el trabajo y la salud, pero por sobre todo nos invita a tomar cartas en el asunto con el fin de demandar del Estado y de la empresa, una mayor cantidad de herramientas y acciones, en pro de generar ENTORNOS LABORALES MÁS SALUDABLES, los cuales, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial del Trabajo, se define como “Un lugar donde todos trabajan unidos para alcanzar una visión conjunta de salud y bienestar para los trabajadores y la comunidad. Esto proporciona a todos los miembros de la fuerza de trabajo condiciones físicas, psicológicas, sociales y organizacionales que protegen y promueven la salud y la seguridad. Esto permite a los jefes y trabajadores tener cada vez mayor control sobre su propia salud, mejorarla y ser más energéticos, positivos y felices (OMS;2010)”

 

Desde el Sindicato Unificado de Trabajadores, Operaciones y Servicios, nuestra visión y motivación se enmarcan y se dirigen hacia la construcción de una cultura de Seguridad, Salud y Bienestar de amplio espectro, que independiente del marco normativo que impere en el país “LA SEGURIDAD, SALUD Y BIENESTAR DE LOS TRABAJADORES DEBEN SER CONSIDERADOS COMO UN DERECHO Y NO UN SIMPLE SEGURO DE SALUD”.

 

 

 

Desafíos a Nivel de la Empresa

  1. Construir mesas de trabajo de Ergonomía participativa en temas de Seguridad, Salud y bienestar laboral.
  2. Exigir mayores niveles de acción (evaluaciones, intervenciones de mejora, capacitaciones, etc.) en torno a temas de Seguridad y Salud Laboral.
  3. Co-construir junto a los trabajadores iniciativas de Promoción, mantención y mejora de la Seguridad, Salud y Bienestar que impacten positivamente en la calidad de vida de los trabajadores de Metro S.A.

 

Desafíos a nivel sindical

  1. Incrementar los niveles de capacitación en temas de Seguridad, Salud y bienestar en trabajadores de Metro S.A.
  2. Desarrollar mesas de trabajo de Seguridad, Salud y bienestar con mayor presencia en los puestos de trabajo de Metro S.A.
  3. Desarrollar una cultura preventiva tanto en Seguridad, Salud laboral y Bienestar, tanto en salud laboral como común, que contribuya a una mejor salud integral de los trabajadores de Metro S.A.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *