Estimados colegas y amigos:

Hace 38 años llegue a esta empresa pensando que solo estaría una temporada corta, pero el destino quiso otra cosa y fue así que me quede gran parte de mi vida en este trabajo.

Conocí un Metro con pantalón corto y hoy, con orgullo, veo un Metro con pantalones largos y siento que he sido parte de este desarrollo de nuestra empresa.

Es el momento de despedirme de uds estimados amigos y colegas. Tengan presente que esto no es un adiós definitivo, no tendría voluntad suficiente para no volverlos a ver ni a compartir con ustedes. Esto solo es un hasta luego pero sincero y de todo corazón.

Con ustedes aprendí el valor de la vida, el valor de la amistad, el entender que con un buen equipo de trabajo se pueden lograr muchas cosas y con ustedes pude vislumbrar eso de una manera genial y me siento muy afortunado de haber conocido a personas tan valiosas como ustedes, que más que compañeros de trabajo, finalmente se convirtieron en mis amigos, porque fueron tantas las cosas que compartimos en la amistad que quedarán recuerdos imborrables en mi memoria y ocupan un lugar muy importante en mi vida, por lo tanto, les pido a ustedes que también me guarden en su corazón y en sus vidas, que oren por mí y por los nuevos retos que asumo y que todos podamos seguir alcanzando con mucha satisfacción los logros que nos proponemos.

Un agradecimiento especial a mis jefes y superiores que pusieron su confianza en mí y siempre me apoyaron en todo lo que realizamos en equipo.

Les pido perdón por todo lo malo y recordemos solo lo bueno que hemos pasado.

Amigos los quiero mucho, los extraño desde ya y les deseo innumerables éxitos hoy y siempre en todos sus emprendimientos.

 

Les saluda atentamente

 

SERGIO AZOCAR RIVADENEIRA

Conductor L 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *